logo web

Templados

Es un vidrio que sometido a un tratamiento térmico de templado, aumenta notablemente su resistencia a las tensiones de origen mecánico (flexión, choque…) y térmico (diferencias de temperatura), sin alterar las propiedades ópticas del vidrio base.

La resistencia de los vidrios templados al choque es de 6 veces superior a la de un vidrio normal sin templar.

En caso de rotura, el vidrio templado se fragmenta en pequeños trozos, minimizándose de este en modos los riesgos de heridas profundas.

El abanico de utilidades que tiene el vidrio templado es muy amplio y está especialmente recomendado en aplicaciones con anclaje, como ocurre en el caso de las puertas de paso, cortinas de vidrio y las mayorías de mamparas de baño. El código técnico de edificación también permite su uso en otro tipo de aplicaciones como las barandillas o las mamparas de oficina, aunque en estos casos Cristalerías Mansilla recomienda el uso de vidrio laminado que minimiza el riesgo de caída del usuario en caso de rotura.

Además recomendamos el uso del vidrio del vidrio templado en instalaciones donde el vidrio este sometido a cambios bruscos de temperatura (estrés o choque térmico). Por ejemplo en casos de tener un escaparate o ventana con sombra en determinados puntos del vidrio sin ser esta completa en todo el vidrio, la zona sombreada estará más fría, con lo que pueden generar tensiones que originen rotura térmica (por los diferentes coeficientes de dilatación). En estos casos se recomienda la realización de un análisis de tensión térmica para determinar la necesidad de templar el vidrio.





Solicitar información

Enviado
Error